VERÓNICA RÍOS

Estratega de Proyección y Posicionamiento


Es reconocida como la Estratega de Imagen de mayor impacto en Iberoamérica por la efectividad de su metodología, implementando códigos de comunicación efectiva VR (sistema propio transformacional). Es conferencista internacional y asesora de figuras públicas de primer nivel. Escritora de los libros La Imagen desde adentro y Para serlo hay que parecerlo.

PARA SERLO HAY QUE PARECERLO

Claves para mejorar tu imagen pública

Paradójicamente cuando oímos hablar de «imagen» inmediatamente pensamos en un traje sastre, corbatas o gama de colores que favorezcan el rosado de nuestras mejillas, una cuestión de la que entendemos tiene cierta relevancia, pero no dejamos de verlo superficial, hasta vano.

Por lo general, en nuestro pensamiento estamos siempre en esa constante lucha de vencer estereotipos, paradigmas y retos sociales de algo que creemos se trata de discriminación o materialismo, y como buenos revolucionarios, retamos la percepción, dejando de lado lo que realmente tiene una gran importancia. De hecho, toda la importancia, porque se trata de lo que comunicamos. «Imagen es percepción», «Imagen es comunicación».


Les explico, seguro habrán escuchado mencionar eso que denominan «La primera impresión». Dentro del diagrama de la comunicación, la catalogan así: 55% vestimenta y lenguaje corporal, 38% tono de la voz, 7% lenguaje verbal.


El 55% es muy importante, ya que es la primera percepción y comunicación que tienen de nosotros. Por medio de ella, la gente puede crear una idea de quién eres, a qué te dedicas, tu edad, estatus social y hasta tu estado de ánimo. La historia perceptiva que se hacen no quiere decir que siempre es real, pero he aquí la gran importancia, ya que podemos estar mandando un mensaje equivocado con nuestra vestimenta y no estar conscientes de ello, por lo tanto, obtenemos resultados diferentes a lo que tal vez estamos buscando lograr.


Es importante marcar que lo primordial siempre será identificar nuestro estilo real, y con base en ello, enfocarnos a provocar una buena impresión, ya que si se quiere comunicar y crear una percepción efectiva, tiene que ser de esencia.

En cuestión a los líderes, el manejo de códigos de autoridad, psicología del color, protocolos e identificación de nuestros públicos, serán fundamentales para siempre comunicar con nuestra imagen lo que deseamos proyectar.

Es importante no solo detectar nuestra gama de colores adecuados de acuerdo con nuestras características físicas; sino, la psicología del color para acentuar y provocar sentimientos, emociones y códigos de autoridad y empatía con los públicos.

En la combinación de los colores es necesario tomar varias cosas en cuenta, pero sí me gustaría darles piezas claves, que si se desea tener y comunicar una imagen poderosa, no deben faltar en tu armario:

Un traje negro, azul marino y un gris oscuro, ya que podrás crear también combinaciones entre ellos y hacer varios outfits de buen gusto; camisa blanca es fundamental, jeans que no sean deslavados o demasiado modernos, zapatos y cinturón negros en perfecto estado, tratando de no mostrar marcas de diseñador.

«Confía en ti, no puedes pedir nada que tú mismo no te des».

Tip de los calcetines: se combinan con el color del pantalón, aunque yo siempre recomiendo más con el de los zapatos, sin embargo, la moda ha roto esta regla en muchas figuras públicas. En una ocasión, uno de mis clientes tenía su indumentaria formal y de buen gusto. Durante un evento, descubrí sus calcetines multicolores, otros colegas se hubieran desmayado, sin embargo, era parte de su personalidad. Cuando le pregunté por ellos, me pidió que no se los cambiara y por supuesto que no lo hice. Se hizo un distingo de su imagen y personalidad porque era natural y sus seguidores lo imitaban.

Así, la autoestima y la autoconfianza siempre son notorias, y esto dependerá del mensaje que proyectamos. Si queremos ser líderes, lo primero que se hace es comunicar precisamente esto: fuerza, confianza, crear la aspiración que deben provocar los líderes.


Lo más importante de una imagen poderosa, es que tu esencia se haga presente y la respetes. Un buen consultor jamás la modificará, sino que la llevará de la mano con tu presencia y con tus objetivos meta.