TU CULTURA ES TU MARCA

¿Cómo aprovechar la cultura empresarial para consolidar tu compañía?

Las empresas son mucho más que su organigrama, son más que su director general, que la historia de su fundador, y más que los números de su balance general o cuenta de resultados. Una empresa es lo que hace, quien lo hace y como lo hace. Es pues, todo un concepto integral que se denomina cultura empresarial y que envuelve creencias, valores, comunicación y producción.


Desarrollar la cultura empresarial se ha convertido en uno de los principales reto de las organizaciones. Según estudios como el realizado por Deloitte, Global Human Capital Trends, estiman que dos de cada tres directivos señalan a la cultura empresarial igual de importante que la estrategia comercial o modelo operativo de las compañías.


Así pues, podemos utilizar la definición de las autoras Leyva Granados y Yuliana Azucena: «El conjunto de normas, de valores y de formas de pensar que caracterizan el comportamiento, posicionamiento del personal en todos los niveles de la empresa, el estilo de dirección, la forma de asignar los recursos, la forma de organizar la esa corporación, así como la imagen de la empresa». Reseachgate la llama: «Red de conversaciones y acciones que dictan lo que la gente piensa, dice, escucha y hace, o no, dentro de una empresa. En esencia, este elemento establece las reglas no escritas de la organización; su código de conducta y el comportamiento de las personas que la componen».


Pero, ¿por qué es tan importante la cultura empresarial? Muy simple, la frase de Tony Hsieh «Tu cultura es tu marca» puede aplicarse a las empresas que, bien o mal, se han dado a conocer por la manera en que hacen las cosas. Más allá de su producto o servicio, la cultura que impera en su metodología los ha llevado a crear estrategias de marketing que funcionan como valor agregado a su operación primaria, o como valor de repudio por la opinión de las masas.


¡Qué levante la mano las empresas que quieran estar involucradas en un tema de fraude, explotación o engaño al consumidor! Obviamente como empresarios queremos estar fuera de estas polémicas, y más allá de las consecuencias legales, no queremos que se nos relacione de esta manera porque puede afectar nuestra imagen, y por ende, futuros negocios.

Las empresas con una buena cultura organizacional se identifican como tal ante sus clientes y aprovechan su forma de realizar negocios como un valor agregado a sus productos y servicios. Es decir, una marca de moda puede elevar su valor en el mercado si, por ejemplo, tiene como eje el empoderamiento de la mujer a través de la generación de empleos para mujeres indígenas en diferentes regiones, equilibrio de género en su estructura, así como en una participación responsable en la sociedad para impulsar redes de mujeres emprendedoras. Su cliente ya no adquirirá solamente una prenda, ahora comprará toda una estructura de responsabilidad social y de apoyo a la mujer, en forma de un vestido o blusa.


El cliente, ante una correcta imagen de la empresa, decidirá si confiar en sus productos o servicios según si sus valores le son afines o le parecen respetables. De ahí que en los últimos años hayan proliferado tantas organizaciones dedicadas al comercio sustentable, cuidado al medioambiente, apoyo a poblaciones vulnerables, entre otras.


¿Cómo puedes mejorar tu cultura empresarial? Te dejamos 3 tendencias breves que puedes desarrollar en tu organización, ya sea de manera interna con tus empleados o directamente con tus clientes.


1. Gamificación o recompensas de felicidad.

El refuerzo de la felicidad de los empleados es ahora un pilar importante para ser más productivos.


2. Ser sociables.

Sí, nos referimos a las redes sociales. Utilízalas a tu favor y comunica las acciones que llevas a cabo para beneficio de la sociedad, de tus empleados, de tus clientes, etcétera.


3. Involúcrate con una asociación civil.

Crea relaciones colaborativas con alguna asociación relacionada con tu sector. Además de ayudar y contribuir al bien de la sociedad, podrás obtener beneficios como deducir impuestos u obtener publicidad gratis.

«La cultura empresarial establece las reglas no escritas de la organización. El cliente, ante una correcta imagen de la empresa, decide optar por sus productos o servicios».

El cliente, ante una correcta imagen de la empresa, decidirá si confiar en sus productos o servicios según si sus valores le son afines o le parecen respetables.