TOMAS ALCOCER GONZÁLEZ

Miembro de la mesa directiva del Instituto KOI y Presidente de la Unión Nacional de Asociaciones de Médicos y Técnicos Acupunturistas.


Pionero en México en Acupuntura, es graduado del Instituto de Medicina Tradicional China de Beijing; y traductor de esta rama en chino antiguo y mandarín. Se desempeña como Director del Instituto Alcocer y Preside la Unión Nacional de Asociaciones de Médicos y Técnicos Acupunturistas, así como es miembro de la mesa directiva del Instituto KOI en Guadalajara.

LA ACUPUNTURA COMO EJE DE COLABORACIÓN CULTURAL

¿Cómo construir puentes de colaboración internacional?

Como egresado de la UNAM como Médico General, una de mis metas profesionales era encontrar un método eficaz, económico y accesible para solucionar la problemática de salud en el país, y por ende en el mundo. Pero sobre todo, buscaba que fuera fácil de usar y que no estuviera restringida a la industria médica, pues el médico occidental tiene un gran impedimento: sin medicamentos no puede sanar.

Así, en mis tiempos de servicio social, en un pueblo maya en Campeche, conocí a un curandero que utilizaba una aguja de hueso para aliviar el dolor y algunos otros malestares. A partir de ahí, tuve la intención de estudiar algo más profundo al respecto, y mediante un intercambio cultural México-China me especialicé en Medicina Tradicional China y Acupuntura.


De esta forma, fui a estudiar a la fuente original, a Beijing. Pero antes tuve que hacer una escala en el Instituto de Idiomas de Pekín para estudiar la lengua oficial del país ya que mi formación académica sería totalmente en chino.


Durante mi formación, me di cuenta que, como ocurre con gran cantidad de materias, los chinos se habían quedado atorados en el desarrollo de la medicina tradicional china y la acupuntura a consecuencia del bloqueo y las diferentes invasiones de países y culturas que no entendían su sabiduría. Como consecuencia, hubo un deterioro en la medicina china que causó una gran diversidad de mitos al respecto que poco a poco fueron restando importancia al gran valor que tiene este legado generacional del país oriental.

Justamente, al estudiar los libros originales en chino, me percaté de esta situación y descubrí un vasto grupo de conocimientos que dejaron de utilizarse. Con esto en mente, comencé a traducir este material escrito y volví a desarrollar la acupuntura desde esta nueva perspectiva. En la actualidad, hemos tenido que modificar una serie de conceptos erróneos derivados de malas traducciones y retomar la medicina antigua para devolverle su esplendor.


Por otro lado, al profundizar en el tema, caí en cuenta que la medicina tradicional china tiene una cuantiosa similitud con la medicina prehispánica mexicana porque comparten conceptos como el sistema de curación de empacho o de anginas; o la división de enfermedades calientes o frías (por mencionar algunos). No obstante, a diferencia de México, China logró preservar estos conocimientos ante su conquista; por tal razón, al practicar la medicina tradicional china es una manera de hacer regresar al pueblo de México.


Mismamente, podemos encontrar similitudes entre las diferentes culturas que existen en el mundo, pues el cuerpo es universal y comparte las mismas características fisiológicas sin importar su origen, lugar de nacimiento, color, raza, sexo, etcétera; de tal manera que es muy lógico que en diferentes partes del mundo se produzca un conocimiento igual o muy parecido en beneficio del mismo ser humano.

«El respeto y la investigación por otras culturas abre puentes de colaboración y derriba barreras que producen conflicto y confrontaciones».

El respeto y la investigación por otras culturas abre puentes de colaboración entre las mismas y derriba barreras sociales o idiomáticas, que producen conflicto y confrontaciones. Así como en experiencia personal, pude descubrir el legado médico que comparten China y México, se pueden encontrar similitudes en otras ramas y sectores, como el político, el artístico, el deportivo, etcétera.

En estos tiempos de incertidumbre global a causa de la discriminación y abuso de poder entre las naciones, debemos tener en mente que la tolerancia solo puede ser reproducida mediante el interés natural del hombre por saber más de lo desconocido (la curiosidad), aunado a una correcta investigación que derivará en el conocimiento universal que todas las culturas comparten. Así como yo tuve que sumergirme en la cultura china para comprenderla y asimilar sus semejanzas con México, así los líderes también podrán encontrar un camino de diálogo y respeto mutuo para lograr la correcta convivencia mundial.