ROBERTO CABRERA

Socio Líder Nacional de Asesoría de KPMG en México


Con más de 35 años de experiencia ha ocupado diversos puestos relacionados con consultoría y servicios empresariales en México y América Latina dirigidos a la mejora de procesos, business intelligence, implementación de aplicaciones empresariales y transformación digital. Ha sido miembro del consejo directivo de diversas empresas; autor de artículos de opinión con presencia constante en medios, y ha sido consejero de la sección de «Negocios”»de periódicos de alcance nacional.

ALTA DIRECCIÓN EN EL 2019

Actitud positiva pero cautelosa en estrategias empresariales

Como ha sido una constante en los últimos años, diversos factores generaron en 2018 un contexto de incertidumbre local y global; entre ellos destacan los aranceles a importaciones por parte de Estados Unidos, la modernización del TLCAN (hoy, T-MEC), el cambio en la administración federal en México y la nueva conformación del Congreso de la Unión, así como las elecciones intermedias en la Unión Americana y el aumento de las tasas de interés, generando un escenario complejo donde hoy, para las organizaciones con miras a crecer sustancialmente en los próximos años, será importante reflexionar para definir cómo ser rentables y competitivas en un entorno desafiante.

En 2019 hemos comenzado una época de grandes cambios. Por tal razón, y como cada año, KPMG continúa colaborando con el sector empresarial para visualizar y compartir el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México.


En esta edición, las respuestas de la alta dirección de las organizaciones en el país muestran una actitud positiva pero cautelosa sobre la planificación, ejecución y medición de sus estrategias para crecer, ser competitivos y rentables. Además, identifica diversas iniciativas y acciones concretas para que éstas sean más rentables y competitivas en un entorno de incertidumbre, ante el cual, las expectativas son de un optimismo moderado con respecto al crecimiento de las propias empresas.


Para este año, se espera que las organizaciones crezcan enfocándose en cuatro grandes temas: centralidad en el cliente, innovación, talento y eficiencia. Con base en esfuerzos colaborativos, tanto al interior como al exterior de las empresas, se incorporarán tecnologías disruptivas para incrementar la competitividad y rentabilidad a largo plazo.

La unión entre innovación y cliente se ha convertido en la estrategia clave para las organizaciones debido a la necesidad de generar experiencias satisfactorias para el consumidor, que cada día es más exigente, está mejor informados y demanda servicios y productos de mayor calidad.


Así, una de las principales estrategias en México para incrementar la competitividad, utilidades y crecimiento de las empresas será la centralidad en el cliente, seguida por la generación de nuevos productos, servicios y soluciones, así como el desarrollo y retención del talento.


A la par, las compañías deberán incorporar la innovación y tecnología en su ADN, pues para ser rentables, necesitan ser eficientes. En este aspecto, la disrupción digital se hace presente con herramientas que permiten mayor productividad como el RPA (Robotic Process Automation), el Internet de las Cosas (IoT), la Inteligencia Artificial, entre otras, ya que cuando se habla de disrupción digital debemos pensar en el front, middle y back office; de lo contrario, se corre el riesgo de cometer errores graves.

«Las organizaciones crecerán enfocándose en cuatro grandes temas: centralidad en el cliente, innovación, talento y eficiencia».

En línea con lo anterior, la Alta Dirección se muestra de acuerdo que las acciones más relevantes para lograr crecimiento en el contexto actual son construir relaciones cercanas con clientes mediante programas de lealtad y servicio.


Es importante señalar que en en un contexto marcado por el inicio del nuevo gobierno, los altos directivos manifestaron una tendencia similar a la de años pasados con respecto a sus empresas, mostrando un optimismo moderado en sus expectativas de crecimiento.

Sin embargo, el cambio es una constante, sobre todo en el marco de transformación actual, por lo que ciertas percepciones podrían modificarse a la luz de iniciativas que alterarán el ambiente de negocios.


Así, es tarea del sector empresarial identificar los retos y oportunidades en favor de su propia productividad con el objetivo de colaborar y reflexionar sobre los nuevos paradigmas del mundo de los negocios, intercambiar ideas y concretar proyectos de crecimiento e innovación en beneficio de México.