PATY CHÁVEZ GRACIÁN

Presidente de Grupo Paradiso y de Biografías México


Empresaria jalisciense al frente de Grupo Paradiso, una compañía referente en el desarrollo inmobiliario de la Zona Metropolitana de Jalisco, es considerada como una de las portavoces de mayor influencia en el ecosistema empresarial con un mensaje de apoyo e impulso a la sociedad.

LA CAPACIDAD DEL EMPRESARIO

Para impulsar el potencial de su ciudad.

En estos tiempos de cambios gubernamentales donde la asignación del presupuesto federal se ha visto modificado, algunos programas han dejado de existir y otros más luchan por seguir vigentes, como el caso de los Pueblos Mágicos. Con esto en mente, decidí iniciar una campaña de promoción para los municipios de Jalisco, pero desde la iniciativa privada, es decir sin buscar apoyos públicos pero con la misma intención de fomentar el turismo local y seguir proyectando el valor de México.

Esta visión la comparto con varios allegados del mundo empresarial que unen sus esfuerzos para aportar a la sociedad y conformar un mejor país para las próximas generaciones. Sin embargo, la tarea la podemos extender a cada industria, a cada compañía, a cada profesional y a cada ciudadano. Todos podemos contribuir, todos tenemos esta obligación con nuestra gente, pero como empresarios, debemos ser ejemplo y punta de lanza.


¿Cómo lograr un cambio desde nuestra posición empresarial? Yo propongo dos caminos, uno enfocado al entorno nacional y el otro centrado a la misma organización que dirigimos; pero ambos basados en acciones que podemos realizar fácilmente y sin suponer la carga de querer cambiar el mundo en un día.


El primero está centrado en la batalla que todos los mexicanos debemos enfrentar conjuntamente: la corrupción. Es necesario obviar que para que un acto de corrupción se lleve a cabo, se necesitan al menos, dos partes, ya sean políticas, empresariales o de participación ciudadana. Detener este ciclo comienza con decir NO a los intentos de soborno en cualquier dirección, desde la tentativa de recibir dinero ilícito, o de ofrecerlo a cambio de alguna acción inconstitucional.

El segundo va dirigido al núcleo de tu propia compañía: tus empleados y colaboradores. Es menester entender que la empresa no es ni su director ni su fundador, la empresa somos todos, es el conjunto de compañeros preocupados y ocupados en su día a día para hacerla crecer a través de su trabajo. Por tanto, la responsabilidad del líder es velar por la dignidad y desarrollo de su equipo, pues es uno de los pilares para trascender empresarialmente y contribuir al desarrollo del país.


Es así que el salario emocional se convierte en un elemento de mayor valía que el sueldo económico, además de que influirá directamente con un retorno de inversión aplicable a la productividad, y por ende, a la competitividad.


La iniciativa privada puede hacer mucho, pero como individuos, podemos hacer más. Aunque los mexicanos pensamos que la ciudadanía es parte muy relevante de esta solución, la mayor parte de la responsabilidad la ponemos en manos del gobierno y de las empresas.

«El mejor legado que un empresario puede dejar a la sociedad es su humildad».

Te animo, empresario o no empresario, a que seas consciente y responsable con tu papel de influencia en el desarrollo de la sociedad y a la realización de acciones para promover un mejor país.


Como mexicanos, así como hemos sido arrojados a situaciones de despojo, también hemos sido dotados de una creatividad e ingenio para distinguirnos en cualquier ámbito.

Así, podemos distinguirnos por salir triunfantes de la situación de incertidumbre y desventaja que vivimos actualmente.


Hablemos lo mejor de nuestro país y seamos embajadores y promotores de la riqueza que emana de la tierra que nos vio nacer, del México al que tanto queremos y cantamos.