JUAN SOLER

Fundador y Director de Cipriano Cigars


Con una trayectoria como actor de teatro y televisión, comenzó una nueva etapa de su carrera al iniciarse en el mundo de los puros fundando su propia marca Cipriano Cigars que actualmente tiene presencia en las principales ciudades de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

EMPRENDIMIENTO PURO

La historia de una pasión que se convirtió en una marca internacional

En 1996 comenzó mi pasión por los puros. Fue entonces que descubrí que el puro no se fuma, el puro se disfruta. ¿Por qué? Porque a diferencia del cigarrillo, que se fuma usualmente en momentos de estrés y ansiedad, el puro se reserva para momentos de celebración, de gozo y tranquilidad.

Desde entonces, he tenido la oportunidad de probar diferentes tipos de puros, de varios países de origen. Así, he ido formando mi paladar y mi gusto, mismo que me llevó a crear mi propia marca de puros: Cipriano Cigars.


El nombre es en honor a un torcedor de cigarros que durante mucho tiempo fue considerado el mejor del mundo: Rogelio Cipriano. En el año 97 llegó con una delegación cubana a dar demostraciones de cómo hacer cigarros en Argentina, donde conoció Emiliano Lagos, mi socio actual, quien lo ayudó a promover la cultura del puro en tierras argentinas. Así fue que establecieron una fábrica en Nicaragua, que empezaría a operar en el 2005.


Siete años después, en 2012 viajé con Emiliano y conocí la empresa. El concepto me fascinó y decidí, a diferencia de muchos, no sólo vender puros, sino fabricar mi propio puro con una marca personal.

La experiencia es muy intensa, la industria difícil y el mercado competido. Hasta aquí, pareciera que estoy descubriendo cualquier startup, y como tal, siempre se encuentran estrategias y bases de consumidor para crecer.


Yo cuido mucho los procesos, siempre conozco los materiales que se están usando. Por tal razón establecí tres líneas comerciales: Línea Oro, Línea Azul y Línea Cipriano Catrina; con presencia en Europa, ciertos puntos de Estados Unidos y Latinoamérica.


Mi marca es una marca boutique; a la gente le gusta mucho la idea de la personificación y le gusta conocer el rostro y el nombre de la persona que está detrás de la calidad y el sabor; es por eso que yo tomo total responsabilidad en esos ámbitos. Al fumar uno de mis puros, están conociendo a Juan Soler de manera personal.

«La experiencia es muy intensa, la industria difícil y el mercado competido. Pero siempre existen estrategias y bases de consumidor para crecer».

México tiene un gran potencial para desarrollar este producto, el mercado del puro está aún en etapa de despegue, ya que durante mucho tiempo existía un oligopolio, sin embargo cada día somos más las marcas que están entrando a competir y es momento de ampliar la base de clientes y ser generoso con la base de empleados. Cipriano Cigars está disponible en Monterrey, Guadalajara, CDMX, Querétaro y Veracruz. Estamos en tiendas especializadas, donde el volumen importa mucho, veo muy buen panorama y una gran aceptación por parte del público mexicano.

El puro es muy personal. Es darte tiempo a ti mismo de la manera que mejor prefieras, pues cada uno tiene su propia manera de disfrutar un puro: acompañado de un rico café, un buen té, tu trago favorito, después de una deliciosa comida, con una excelente libro, o en una interesante conversación con amigos entrañables. Para mí, Cipriano Cigars es la mejor manera de disfrutar la vida y de compartirla con los más allegados.