GESTIÓN ECONÓMICA DE LAS EMPRESAS

¿Por qué debemos bajar los precios y ofrecer meses sin intereses?

Existe la idea general en la sociedad que los expertos en marketing son un grupo de creativos que se desenvuelven en un ambiente de ideas, diseños y frases para convencer al consumidor de adquirir los productos. Sin embargo, este concepto no menciona la base del buen marketing que es su alto nivel de influencia en la generación de ingresos de la empresa por medio de estrategias y acciones concisas que se reflejan directamente en la rentabilidad. Sin embargo, no siempre es así.


Las acciones llevadas a cabo en función de generar ventas desde una metodología mercadológica en las unidades de negocio de cada empresa deben estar correctamente alineadas a la situación financiera real. A esto se le conoce como la influencia del marketing en la gestión económica, o dicho de una manera más simple: marketing vs. finanzas.


En cada posición hay ideas que defender. El financiero dice que no hay rentabilidad en las estrategias del departamento de marketing, mientras que éste último afirma que «no hay ventas si no hay marketing».


Es entonces cuando dirección general debe tomar responsabilidad e influir debidamente en ambos departamentos para tomar decisiones acertadas que incrementen el valor de la marca, dinamicen las ventas y capten nuevos consumidores o clientes.


Lo anterior es una buena práctica que deben tomar las empresas para evitar decidir por estrategias que afecten la gestión económica de la empresa, tales

como ofrecer descuentos o bajar precios en un momento crítico para la marca que repercutan negativamente en el margen bruto y contribución marginal, poniendo en riesgo la rentabilidad de toda la compañía.


Campañas de mercadotecnia masivas como el pasado Buen Fin, son una oportunidad perfecta para obtener una liquidez económica del stock, generar flujo de mercancía y sobre todo, aumentar el número de ventas. Pero al mismo tiempo, una estrategia mal definida puede convertir al Buen Fin (o campañas similares) en la peor pesadilla de la empresa, donde por cumplir lo que prometió, deberá reducir presupuestos en otros departamentos que verán afectada toda la operación financiera.


La generación de pérdidas causadas por mala planeación han llevado a varias empresas a ofrecer promociones o descuentos ficticios, que si bien pueden funcionar al principio, esto trae consecuencias graves en materia legal por engaño al consumidor, y por ende, una pésima reputación de marca.


La correcta relación del área de marketing con los departamentos de finanzas, tesorería, dirección general, etcétera, es vital para que las estrategias vayan encaminadas a lograr mayores ingresos por ventas.


Cada decisión tomada debe presentar un resultado palpable. Los descuentos, promociones, créditos y demás estrategias que rodean a un producto o servicio no deben ser presentadas con la pura idea de vender más, sino que deben estar bien definidas para lograr un aumento de ingresos y con ello, mayor rentabilidad.

«La correcta relación del área de marketing con los departamentos de finanzas y dirección general, es vital para que las estrategias vayan encaminadas a lograr mayores ingresos por ventas».

El buen marketing aumenta el nivel de influencia en la generación de ingresos de la empresa por medio de estrategias y acciones concisas que se reflejan directamente en la rentabilidad.