EMPRESAS DATA DRIVEN

¿Cómo puedo aprovechar el Big Data para mi empresa?

Las empresas guiadas por los datos (data driven) conforman una de las tendencias más apegadas a la transformación digital que ha permitido la obtención de millones de datos de los consumidores. Es una información muy valiosa que ha llevado a los empresarios a preguntarse: ¿de qué sirve tener tantos datos si no la puedo utilizar a nuestro favor?


Es un común denominador encontrar a empresarios que no saben llegar a sus clientes. La complejidad que supone el mercado actual entre tantos formatos, demasiadas pantallas y múltiples hábitos cambiantes, no les permiten afrontar el cambio y utilizarlo a su favor. Es decir, el empresario se está quedando atrás frente a las necesidades, y caprichos, de sus clientes.


Las compañías que buscan permanecer frente a su competencia deben ahora de crear una estrategia y una cultura empresarial basada en datos, es decir, tienen que convertirse en una empresa data driven, que les permita generar productos y servicios adaptados efectivamente a las necesidades de sus clientes para elevar su presencia en el mercado y por ende, multiplicar las utilidades.


Pero, ¿qué es el Big Data?

En palabras llanas, el Big Data es la consecuencia de la transformación digital de obtener datos de manera rápida y en gran volumen. ¿Qué datos? Todos. Los usuarios del entorno cibernético arrojan una importante cantidad de información respecto a sus perfiles, hábitos de consumo, preferencias de entretenimiento, intereses mediáticos, etcétera.


Estos datos almacenados día a día, han permitido una evolución veloz del entorno empresarial, pues las marcas tienen acceso a esta información útil,

que debidamente analizada y procesada, representa una serie de nuevas oportunidades de negocio, mejoras en la toma de decisiones, conocimiento más preciso del público objetivo, entre otros más


¿Cómo se realiza el Big Data?

Primeramente, dentro de la organización deberá de incorporarse un departamento en Big Data liderado por el CDO (Chief Data Officer) quien dirigirá y gestionará los datos asociados al negocio y garantizar el data driven de la compañía.


El Business Data Analyst y el Data Engineer, también conocidos como el Analista de Datos e Ingeniero de Datos, es el talento encargado de extraer, analizar y distribuir los datos obtenidos, con el objetivo de hacerlos llegar al Data Scientist. Éste último, llamado Científico de Datos, traduce los grandes volúmenes de datos y los convierte en información útil para la empresa. Por tal razón, deberá estar involucrado en la visión del negocio para que su trabajo sea relevante para las metas de la organización.


Hasta este punto, la información continúa en estado «crudo», hará falta la asistencia del Data Steward o Administrador de Datos y del Data Artist. El primero garantiza la calidad, seguridad y disponibilidad de los datos, mientras que el Artista de Datos crea gráficos, infografías y herramientas visuales que el resto de la empresa pueda entender la información arrojada por los datos.


Claro que nada de lo anterior sería posible sin la aplicación del Business Intelligence (BI), ese conjunto de metodologías y herramientas de software que se encargan de la extracción y selección del gran volumen de datos arrojados por la red.

«Una empresa data driven permite la detonación de nuevos negocios y la consolidación de los mismos».

En suma, el conformarse como una empresa data driven permitirá a la alta dirección gestionarse de una mejor manera para tomar decisiones acertadas que detonen oportunidades de negocio.