EL GOBIERNO ECONÓMICO

¿Quién es el responsable del mejoramiento de la economía del país?

Tanto empresas como individuos, todos se han preguntado alguna vez: ¿de quién es la culpa que la economía no avance? Sin embargo, más que encontrar un culpable como mexicanos debemos cuestionarnos de qué manera podemos participar en el impulso del desarrollo económico del país.


Uno de los roles más importantes en la economía es aquel que desempeñan las cámaras y asociaciones industriales. Según el Servicio de Administración Tributaria (SAT), las cámaras de comercio, de industria, y confederaciones que las agrupen son instituciones de interés público, autónomas, con personalidad jurídica y patrimonio propio, constituidas conforme a lo dispuesto en la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones; que promueven y defienden nacional e internacionalmente las actividades de la industria, comercio, servicios y turismo; al tiempo que colaboran con el gobierno para lograr el crecimiento socioeconómico, así como la generación y distribución de la riqueza. Son órganos de consulta y colaboración del Estado.


Por lo anterior, no hay duda que el papel de las cámaras y asociaciones industriales son fundamentales para la gobernanza económica del país, ya que representan los legítimos intereses de los sectores productivos y comerciales, a la vez que influyen en las decisiones gubernamentales al respecto.


El gobierno económico desde el lado de las instituciones camarales, se puede dividir en dos secciones con base en su origen de influjo, el público y el privado.


Por un lado, los empresarios son los gobernadores económicos al ser parte de estas redes en que se crean sociedades con el objetivo de proteger sus intereses y fijar acuerdos en común para promover el comercio y activar la economía. Por este motivo, formar parte de este tipo de asociaciones fortalece la representación del sector productivo y coadyuva a incrementar la productividad y la competitividad por medio de diversas herramientas como capacitaciones, asesoramiento profesional, rondas de negocio y presencia en ferias nacionales e internacionales para detonar la exportación como un modelo de negocio adicional.

De igual manera, es una excelente forma de mantener a las empresas actualizadas en aspectos formales como procesos legales, cambios de legislación, sujeción a normas y reglamentos regulatorios. Además, posibilita intercambiar opiniones con colegas para encontrar puntos en común que permitan la mejora de las condiciones del mercado; aspectos que difícilmente se podrían alcanzar de manera individual.


La otra parte de esta gobernanza económica recae en el aspecto público de la misma, es decir, su influjo en las decisiones del Estado. Estos organismos empresariales participan en la estructuración de acuerdos comerciales, jurídicos y generales que lleva a cabo el Gobierno con base a los intereses de sus miembros, al tiempo que persiguen objetivos comunes que den marco, prestigio y reconocimiento al sector industrial que representan.


Es aquí donde incide la mayor importancia de las cámaras, pues además de defender los intereses de su sector, son órganos de consulta y colaboración del Gobierno para los temas que afectan su actividad, y por lo tanto son elementos clave en temas como innovación, tecnología, mercado de exportaciones, normas técnicas y diversas regulaciones que, de no consensuarse, pueden afectar el desempeño de las empresas, los sectores y la economía en general. De ello deviene la participación ciudadana y la importancia de la misma en dichos organismos de representación, pues es una forma de incidir en la gobernanza económica del país.


Cabe destacar que el acceso a las cámaras industriales y empresariales no son cosa exclusiva de las grandes corporaciones, al contrario, son las micro, pequeñas y medianas empresas (PYMES) las que pueden resultar mayor beneficiadas al afiliarse a estas asociaciones pues tendrán acceso a información actualizada y permanente sobre legislación laboral, oportunidades de crédito, programas de modernización, misiones comerciales, entre otras, impulsando así su propio desarrollo y el de la economía del país.

«Uno de los roles más importantes en la economía es aquel que desempeñan las cámaras y asociaciones industriales».

Así que, la próxima vez que alguien quiera buscar un culpable por la situación financiera, podemos motivarlo a interesarse por las iniciativas que buscan fomentar el desarrollo. Empresarios o no, todos somos parte de la generación e intercambio de riqueza, tanto en nuestra región como en el país.